El despido injustificado es un problema que afecta a muchos empleados en el lugar de trabajo. Ocurre cuando un empleado es despedido de su puesto de trabajo sin causa o preaviso adecuados, y puede ser una experiencia devastadora para los afectados. En este artículo, exploraremos el concepto de despido improcedente con más detalle y analizaremos qué medidas deben tomar los empresarios para evitar posibles ramificaciones legales.

También veremos cómo pueden protegerse los empleados si creen que han sido despedidos injustamente de su puesto de trabajo. Por último, daremos algunos consejos para tratar los casos de despido improcedente de forma eficaz y justa para ambas partes del litigio.

¿Qué es un despido injustificado?

Un despido injustificado es la terminación del contrato de trabajo por parte del empleador sin una causa legal o sin válida seguir los procedimientos establecidos por la legislación laboral vigente. En otras palabras, se trata de un despido que no está justificado por las acciones o el desempeño del empleado y, por lo tanto, viola sus derechos laborales.

Las leyes laborales se fundamentan en causas legítimas para el despido de un empleado, como el incumplimiento de sus funciones, conducta inapropiada, fraude, robo, entre otras. Si se despide a un trabajador sin demostrar alguna de estas causas o sin seguir el debido proceso, se considera un despido injustificado.

En caso de despido improcedente, el trabajador puede tener derecho a una indemnización por despido improcedente, reincorporación en su puesto de trabajo o, en algunos casos, ambas cosas. Es importante que el empleado afectado busque asesoramiento legal de un abogado laboral para conocer sus derechos y opciones en función de la legislación laboral.

¿Cuáles son las causas para considerar despido injustificado?

En general, se considera que un despido es injustificado cuando no se ajusta a las razones legítimas establecidas por la legislación laboral o cuando el empleador no sigue los procedimientos adecuados para llevar a cabo el despido.

Algunas causas comunes para considerar un despido injustificado incluyen:

  1. Despido sin causa: Cuando se realiza un despido  sin proporcionar una razón válida o sin demostrar que el trabajador ha incumplido sus responsabilidades laborales.

  2. Discriminación: Si el despido se basa en características personales del empleado, como edad, género, raza, sexual, religión, discapacidad, entre otros

  3. Represalia: Un despido puede ser considerado improcedente si se lleva a cabo como represalia contra un empleado que ha ejercido sus derechos laborales, presentado una queja ante las autoridades competentes, denunciado acoso laboral o prestado en actividades sindicales.

  4. Incumplimiento de procedimientos legales: Si no siguen los pasos y procedimientos establecidos por la ley para llevar a cabo un despido, como notificar al empleado por escrito o proporcionar un aviso previo, esto puede resultar en un despido injustificado.

  5. Despido durante licencias protegidas: Si se ejecuta el despido mientras se encuentra en una licencia protegida por la ley, como licencia por maternidad, paternidad, enfermedad o discapacidad

¿Cómo evaluar si un despido ha sido injustificado?

Para determinar si un despido ha sido injustificado, es importante analizar las circunstancias específicas del caso y compararlas con las leyes laborales vigentes.

A continuación, se presentan algunos pasos para evaluar si un despido es improcedente:

  1. Revisar la legislación laboral : Investigar las leyes laborales aplicables para conocer las causas legítimas de despido y los procedimientos que las empresas deben seguir al despedir a un empleado.

  2. Evaluar las razones del despido : Analizar las razones que se han proporcionado para el despido y compararlas con las causas legítimas establecidas por la ley. Si no se ha proporcionado una razón válida o se considera que la razón no se ajusta a las causas legítimas, podría tratarse de un despido injustificado.

  3. Verificar el cumplimiento de procedimientos : Comprobar si se han seguido los procedimientos legales adecuados para llevar a cabo el despido, como notificar por escrito, proporcionar un aviso previo o, en algunos casos, obtener la aprobación de las autoridades laborales.

  4. Considerar factores discriminatorios o represalias : Reflexionar si el despido podría haber sido motivado por discriminación o represalia debido a características personales, ejercer los derechos laborales, denunciar irregularidades o participar en actividades sindicales.

  5. Consultar con un abogado laboral : si hay dudas sobre la justificación del  despido es aconsejable buscar asesoramiento legal de un abogado especializado en derecho laboral. Un profesional podrá analizar las circunstancias específicas del caso y brindar orientación sobre los derechos y opciones legales.

Despido Injustificado

¿Cuál es el plazo para presentar una demanda por despido injustificado?

En España, el plazo para presentar una demanda por despido injustificado es de 20 días hábiles a partir de la fecha en que se hizo efectivo el despido. Es importante tener en cuenta que este plazo no incluye sábados, domingos ni días festivos.

Antes de presentar una demanda, se requiere que el trabajador realice un acto de conciliación previa, en el que se intente llegar a un acuerdo con el empleador para resolver el conflicto sin necesidad de acudir a los tribunales. Para iniciar este proceso, el trabajador debe presentar una solicitud ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) correspondiente a su provincia.

El plazo de 20 días hábiles para presentar la demanda por despido injustificado se suspende durante el proceso de conciliación previa y se reanuda cuando finaliza dicho proceso, ya sea porque se ha llegado a un acuerdo o porque no ha sido posible alcanzarlo.

Es fundamental cumplir con estos plazos y requisitos, ya que si no se presenta la demanda dentro del tiempo establecido, se podría perder el derecho a reclamar por el despido improcedente.

¿Qué documentos y pruebas se necesitan para demostrar un despido improcedente?

Para demostrar un despido improcedente (injustificado), es importante recopilar documentos y pruebas que respalden la reclamación.

A continuación, se enumeran algunos de los documentos y pruebas más relevantes:

  1. Carta de despido : Este documento es fundamental, ya que en él debe constar la fecha del despido y las razones alegadas. Es importante revisar si las causas mencionadas son legítimas según la legislación laboral vigente.

  2. Contrato de trabajo : El contrato de trabajo puede ser útil para demostrar la relación laboral, así como las condiciones y términos bajo los cuales se ha llevado a cabo el empleo.

  3. Nóminas y recibos de salario : Estos documentos pueden ayudar a demostrar el historial de pagos y las condiciones económicas del trabajador antes del despido.

  4. Comunicaciones : Cualquier correo electrónico, mensaje de texto, carta o comunicación entre el empleado y el empleador que pueda ser relevante para el despido o que demuestre un trato discriminatorio, represalias u otras circunstancias que puedan haber dado lugar a un despido improcedente.

  5. Testimonios de testigos : Si otros empleados o personas han presenciado situaciones de discriminación, acoso, represalias u otros comportamientos inapropiados por parte del empleado, sus testimonios pueden ser valiosos para respaldar el caso.

  6. Evaluaciones de desempeño : Si se alega un bajo rendimiento como causa del despido, las evaluaciones de desempeño pueden ser importantes

  7. Registros de licencias y ausencias : Si el empleado alega ausencias injustificadas o abuso de licencias como causa del despido, los registros de licencias y ausencias son cruciales

  8. Acta de conciliación previa : Si ha acudido al Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) para intentar una conciliación previa con el, el acta que resultó del proceso puede ser parte de la documentación necesaria en caso de no llegar a un acuerdo.

Hay que destacar que cada caso es diferente y la documentación y pruebas necesarias pueden variar según las circunstancias específicas. Por ello, es fundamental contar con el asesoramiento de un abogado laboral que oriente sobre las pruebas y documentos más adecuados.

Documentos necesarios para un despido improcedente

¿Cuánto tiempo puede durar un proceso legal por despido improcedente?

El tiempo que puede durar un proceso legal por despido improcedente depende de varios factores, como la complejidad del caso, la carga de trabajo de los tribunales y la disponibilidad de pruebas y testigos, entre otros. No es posible proporcionar un plazo exacto, ya que cada caso es diferente y puede variar significativamente.

En términos generales, el proceso legal por despido improcedente puede dividirse en varias etapas:

  1. Conciliación previa : Antes de presentar una demanda judicial, el trabajador debe intentar una conciliación previa con el empleador a través del Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC). Este proceso puede durar entre unas pocas semanas hasta un mes o más, dependiendo de la disponibilidad de las partes y de la institución.

  2. Presentación de la demanda : Si no se llega a un acuerdo en la conciliación previa, el trabajador tiene 20 días hábiles para presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social. La fecha del juicio surgió de la carga de trabajo del juzgado y puede variar desde unos meses hasta más de un año.

  3. Juicio y sentencia : Una vez celebrado el juicio, el juez emitirá una sentencia que resuelva el caso. El tiempo que tarda en dictarse una sentencia puede variar desde unas pocas semanas hasta varios meses, dependiendo de la carga de trabajo del juez y la complejidad del caso.

  4. Recursos : Si alguna de las partes no está de acuerdo con la sentencia, puede presentar un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma correspondiente. Este proceso puede agregar varios meses adicionales al caso.

Teniendo en cuenta todas estas etapas, un proceso legal por despido improcedente en España puede durar desde unos pocos meses hasta más de dos años en casos complejos o con recursos.

¿Qué indemnización corresponde por despido improcedente?

La indemnización por despido improcedente se calcula en función de la antigüedad del empleado y su salario. La legislación laboral establece las siguientes pautas para calcular la indemnización:

  • Para los contratos indefinidos firmados a partir del 12 de febrero de 2012, la indemnización es de 33 días de salario por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades.
  • Para los contratos indefinidos firmados antes del 12 de febrero de 2012, la indemnización es de 45 días de salario por año trabajado hasta esa fecha (11 de febrero de 2012) y 33 días de salario por año trabajado a partir del 12 de febrero de 2012 El límite máximo también es de 24 mensualidades.

Es importante tener en cuenta que, al calcular la indemnización, cualquier fracción de año se prorratea por meses (1 mes equivale a 30 días). Además, para determinar el salario diario, se debe incluir no solo el salario base, sino también los complementos salariales y las pagas extraordinarias prorrateadas.

Por ejemplo, si un trabajador ha trabajado durante 5 años y medio (desde enero de 2014 hasta junio de 2019) y tiene un salario diario de 50 euros (incluyendo complementos y pagas extraordinarias), la indemnización por despido improcedente sería:

5 años × 33 días × 50 euros = 8.250 euros 6 meses × (33 días / 12 meses) × 50 euros = 825 euros

Indemnización total: 8.250 + 825 = 9.075 euros

Cabe destacar que estos cálculos son solo un ejemplo y pueden variar según las circunstancias específicas de cada caso.

¿Es necesario contratar un abogado laboral para un despido injustificado?

Aunque no es estrictamente necesario contratar un abogado para enfrentar un despido injustificado, hacerlo puede ser altamente recomendable por varias razones:

  1. Conocimiento de la legislación laboral : Un abogado especializado en derecho laboral tiene un profundo conocimiento de las leyes, lo que puede ser crucial para determinar si hay causa para despido improcedente o no

  2. Asesoramiento personalizado : Cada situación de despido es diferente, y un abogado laboral podrá analizar las circunstancias específicas del caso y brindando asesoramiento personalizado sobre cómo proceder y qué pruebas y documentos se necesitan

  3. Representación legal : Un abogado laboral puede representar durante el proceso de conciliación previa y, si fuera necesario, en el juicio ante el Juzgado de lo Social. Esto puede aumentar las posibilidades de éxito y asegurar que que los derechos estén protegidos durante todo el proceso.

  4. Negociación : Un abogado puede ayudar a negociar, ya sea durante la conciliación previa o en cualquier otro momento del proceso. Esto podría resultar en un acuerdo favorable para ambas partes sin tener que ir a juicio

  5. Cálculo de indemnizaciones : Un abogado laboral puede calcular correctamente la indemnización que corresponde en caso de despido injustificado, asegurándose de que se recibe la compensación adecuada según la legislación laboral vigente.

En resumen, aunque no es obligatorio contratar un abogado laboral en casos de despido injustificado, hacerlo puede ser crucial y aumentar las posibilidades de éxito en el proceso legal.

Es recomendable si se decide contratar a un abogado laboral, elegir a alguien con experiencia en casos similares y que tenga un buen conocimiento de la legislación laboral aplicable.

Cómo tratar los casos de despido improcedente de forma eficaz

Para tratar los casos de despido improcedente de forma eficaz y justa para ambas partes, es importante seguir un proceso que permita a los empleados y empresas llegar a una solución equitativa.

A continuación, se presentan algunos pasos que pueden contribuir a lograr este objetivo:

  1. Comunicación abierta : Antes de iniciar cualquier acción legal, es recomendable que ambas partes intenten mantener una comunicación abierta y honesta para tratar de resolver el conflicto de manera amistosa. El empleado debe expresar sus preocupaciones y razones por las cuales cree que el despido fue injustificado, mientras que el empleador debe escuchar y responder a estas inquietudes.

  2. Conciliación previa : En muchos países, como España, el proceso de conciliación previa es obligatorio antes de presentar una demanda por despido improcedente. Este proceso permite a las partes intentar llegar a un acuerdo sin necesidad de acudir a los tribunales. Ambas partes deben participar de buena fe en la conciliación y estar dispuestas a considerar opciones de solución.

  3. Asesoramiento legal : Tanto el empleado como el trabajador pueden examinar la asesoría de abogados especializados laborales para comprender sus derechos y responsabilidades según la legislación laboral vigente. Esto puede ayudar a garantizar que las acciones tomadas sean justas y equitativas para ambas partes.

  4. Negociación : Si no se llega a un acuerdo durante la conciliación previa, las partes pueden continuar negociando con la ayuda de sus abogados para intentar llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes. La negociación puede incluir definiciones en las condiciones de indemnización, la posibilidad de reincorporación al trabajo o la retirada del despido.

  5. Proceso legal : Si las negociaciones no logran resolver el conflicto, el empleado puede presentar una demanda por despido improcedente ante el Juzgado de lo Social. Ambas partes deben estar preparadas para presentar pruebas y argumentos que respalden sus posiciones. Es fundamental que el proceso legal se lleve a cabo de manera justa y transparente para ambas partes.

  6. Cumplimiento de la sentencia : Una vez que se emite la sentencia del juez, ambas partes deben cumplir con las disposiciones establecidas en la misma. Esto puede incluir el pago de indemnizaciones, la reincorporación al trabajo o cualquier otra medida ordenada por el juez.

  7. Aprendizaje y prevención : Tanto empleados como empleados deben aprender de la experiencia y tomar medidas para prevenir futuros casos de despido improcedente. Esto puede incluir capacitaciones sobre derechos laborales, políticas de recursos humanos claras y justas, y una comunicación abierta y efectiva en el lugar de trabajo.

Al seguir estos pasos, es más probable que los casos de despido improcedente se resuelvan de manera eficaz y justa para ambas partes, protegiendo los derechos de los empleados y asegurando un ambiente laboral equitativo.

Si tiene cualquier duda no dude en consultar con nuestros abogados laboralistas en Bilbao en nuestro despacho de abogados en Bilbao.

Solicita Información Sin Compromiso

    Confirmo que he leído, entiendo y acepto la política de privacidad